Yo no sé por qué uno de los platillos que se ven tan simples pueda resultar tan complejo obtener ese resultado que se aprecia sencillo.

Vaya… cuando recién me metí a la cocina mi primer reto fue cómo hacer arroz rojo tan suave y esponjoso como el de mi madre.

Fueron miles de intentos… todos fallidos, hasta que encontré estos dos tips que me ayudaron: enjuagar el grano hasta que estuviera transparente el agua y, religiosamente hacer una medida de arroz por dos de líquido.

Ya sea si se usa caldillo de jitomate y/o caldo de pollo o verduras, todo junto deben ser dos medidas por una de arroz.

Para esto, mi madre no estaba cercana a mi, así que tuve que aprender sola muchos trucos, todo por no querer entrar a la cocina en su momento cuando aún vivía en casa de mis padres.

En fin, adolescente al fin y a cabo.

Ahora que ya he dominado el cómo hacer arroz, puedo perfectamente comenzar a experimentar y probar incluso otras variantes.

Resultado de imagen para arroz rojo

Por ejemplo, encontré que el arroz integral es mucho más nutritivo que su variante blanca.

Claro, los granos enteros son mejores que sus contrapartes refinadas ¿Pero a quién engañamos? Se están perdiendo ese factor je ne sais quoi yum.

Tal vez sea porque los hemos estado cocinando mal. Aquí, el paso clave para hacer granos enteros más sabrosos y otros tips al respecto:

a) Hervir tu grano:

Cocina tu grano (arroz integral, quinoa o cebada) como lo harías normalmente en caldo o agua hasta que esté al dente, ya te compartí arriba cómo lo hago ahora.

Luego, drena en un colador para eliminar todo el líquido.

Querrás que tus granos estén más secos para el siguiente paso, así que acaricia con una toalla de papel también.

b) Ahora, el giro

Calienta una sartén grande a media-alta y agrega tu grasa saludable de elección: aceite de oliva, aceite vegetal o ghee. No seas tacaño.

A medida que el aceite chisporrotea, agrega tus especias y hierbas favoritas para darle sabor.

Finalmente, agrega los granos secos en una capa plana en la sartén y cúbrelos con la mezcla.

Revuelve constantemente hasta que estén dorados los granos por unos minutos, verás que se cocinarán a la perfección.

Ahhh, mucho mejor: te garantizamos que nunca temerás comer granos enteros de nuevo.

Ahora vamos a una segunda parte cuando prepares tu arroz y es el secreto para recalentar el arroz sobrante para que sepa y se vea igual de rico.

Sí lo sé, a veces te sobra un poco de arroz y cuando lo guardas ya se apelmazó o se enfrío de tal modo que los granos de arriba se pusieron duros.

Así que veamos cómo ayudar a que nuestro arroz se conserve para una segunda comida:

Paso 1: Cuando prepares arroz por primera vez, reparte lo que vas a comer de inmediato y guarda el resto en una bolsa con cierre hermético mientras aún esté caliente.

Paso 2: Sella bien la bolsa y métela en la nevera.

Paso 3: cuando estés listo para recalentar, coloca la bolsa en el microondas durante un minuto. Esto crea un efecto de vapor que debe esponjar el arroz hasta su estado original.

Paso 4: Listo, y puedes comer este rico platillo con lo que gustes.

Resultado de imagen para arroz recalentado

Fuentes: kiwilimon.com; 20minutos.es; cuerpomente.com; mejorconsalud.com; youtube