Las tasas hipotecarias afectan indirectamente a los mercados de vivienda porque las tasas de interés son un factor clave en la demanda para comprar casas.

Cuando las tasas aumentan, financiar la compra de una vivienda se vuelve más costoso, lo que reduce la demanda de compra.

El efecto opuesto ocurre cuando las tasas están cayendo. A medida que el financiamiento se vuelve más barato, más personas deciden comprar una casa en lugar de alquilarla.

Las tasas de interés hipotecarias se basan en 4 factores principalmente:

  • El costo del dinero
  • El costo operativo
  • El índice de pérdidas esperadas
  • El costo del capital

De esta forma, cada banco e institución crediticia aplicará sus propias políticas internas para ponderar el porcentaje de estos factores.

Es así como surgen las diversas tasas hipotecarias que pagan los compradores de viviendas individuales y los propietarios de viviendas son establecidas por bancos, cooperativas de crédito, compañías hipotecarias y otros prestamistas.

Resultado de imagen de viviendas individuales"

Por lo tanto, existe una economía fuerte y si se cuenta con un crecimiento salarial será mucha más amplia la derrama de más compradores.

Los factores económicos más amplios como el empleo, la creación de empleos, la formación de hogares y el crecimiento salarial, también afectan la demanda para comprar casas.

Cuando se crean nuevos empleos y las compañías les ofrecen a los empleados salarios más altos, las personas se sienten económicamente más seguras y más capaces de comprar una casa.

Esto lo habrás percibido ya que toda familia busca tarde o temprano una estabilidad para su futuro y los inmuebles son una vía para ofrecer dicha estabilidad.

Resultado de imagen de comprar casas"

Así nos sentimos mi familia y yo cuando decidimos visitar la venta de departamentos en Azcapotzalco cuando tuve un cambio de trabajo con un mejor puesto, por lo que decidimos invertir en una nueva casa en lugar de rentarla.

De esta forma, una economía local fuerte puede ser un factor positivo para un mercado de vivienda local fuerte con una demanda saludable y precios en aumento.

Por otro lado, cuando la economía es lenta, lo veremos reflejado casi de forma inmediata en los bienes raíces.

Las pérdidas de empleos y la disminución de los salarios tienden a deprimir la demanda para comprar una casa.

Los incentivos fiscales o tasas de interés hipotecarias más bajas pueden ayudar a compensar los efectos de una economía débil.

Los periódicos, las agencias gubernamentales y las cámaras de comercio locales pueden ser buenos recursos para los datos económicos nacionales y locales.

En general, la comprensión de los principales fundamentos del mercado de la vivienda permite a los compradores y vendedores tomar decisiones más inteligentes sobre la compra o venta de una vivienda.

Si bien, aquí no somos asesores financieros, ni de impuestos, tampoco estamos en el medio legal, ni de seguros o de inversiones, sí deseamos ofrecerte información que te permita darte una luz para hacer tu propia investigación para invertir en un inmueble en el mejor momento o, en su defecto, hacerlo con el menor riesgo.

Lo mejor será que busques un asesor sobre tu propia situación y alternativas que tienes de acuerdo a ello y así tomar la mejor decisión.