El karma llega cuando menos lo esperas

El karma llega cuando menos lo esperas

No hay guerra que duré cien años y no hay victoria que se festeje por siempre. Si han dicho que en la guerra y en el amor todo se vale, esta comparación puede aplicarse en cada rubro de las relaciones sentimentales. Cuando una persona lucha por alguien que no le corresponde, debe estar consciente que esto representará un sacrificio, tanto en tiempo como en recursos, además podrías dejar ir personas interesantes por estar cien por ciento enfocado en tu objetivo. Sin embargo, en caso de conseguir la victoria puede ser lo más dulce que habrás probado en esta vida. Pero piensa que no será para siempre.

En el mejor de los casos, puede ser hasta que la muerte los separe, pero siempre hay gran variedad de factores que pueden romper una relación. Les voy a contar una historia en la que fui testigo y protagonista de la confabulación del destino. Cuando terminé el primer semestre de la carrera tuve que cambiarme de escuela porque reubicaron a mi padre en su trabajo, en la nueva institución había una chica por la que varios jóvenes morían, su nombre era Victoria, pero ella estaba ciegamente enamorada de su novio, el cual muchos sabían que la trataba mal. En cuanto la conocí vi por qué tantos la querían, era bonita, delgada y con un gran sentido del humor, así que de inmediato nos hicimos buenos amigos, pero después de un tiempo yo quería ser algo más y puse manos a la obra.

Le advertí de mis intenciones y que planeaba conquistarla, objetivo que conseguí en tan sólo tres semanas. Nunca nadie en tres años había logrado que rompiera su relación, yo lo logré y fuimos novios. Pero la mente del ser humano es complicada, yo me sentía feliz pero no completamente lleno, además que comencé a salir más con los amigos a fiestas y prefería estar con ellos que con mi novia, así que después de un mes y medio, decidí cortarla. Le provoqué un gran dolor, pues mi explicación era que prefería divertirme y que no estaba listo para las formalidades. Ella se había enamorado aún más que yo, pero eso no me importó. Pero el karma se encargaría de cobrármelas tiempo después.

Ella volvió con su exnovio y al año tuvo una hija, yo creo que arruinó su vida y temía que haya sido por mi culpa, quizá yo la orillé a eso. Pero con el tiempo lo olvidé y me enamoré perdidamente de una chica que conocí en una de las tantas fiestas a las que fui. Ella era soltera pero le gustaba andar de pica flor, no quería formalidades y me lo dejó muy claro. Yo acepté su condición de salir sin ser exclusivos, pero el tiempo es sabio y me enamoré perdidamente, ya no quería que viera a nadie más, deseaba que sólo fuera mía, así que tomé un vuelo de Volaris y la sorprendí mientras estaba de vacaciones con su familia, yo creí que era con sus padres, pero cuál fue mi sorpresa de que se refería a su esposo e hija. Escuché como mi corazón se rompía en mil pedazos y en mi mente sólo pensaba que el karma es cruel y te llega cuando menos lo esperes y de la peor manera posible.